07 Ago ¿Un implantado de ARGUS II deja de ser ciego legal?

Recordemos que la Retinosis Pigmentaria (RP) afecta aproximadamente a una de cada 3.700 personas, aunque esta cifra puede variar de unos países a otros. En España, el número de afectados supera los 15.000, y las estadísticas coinciden en que la RP es algo más frecuente en varones (entre el 55-65% de los afectados son varones).
La RP se asocia con cierta frecuencia a miopía, glaucoma y alteraciones de la córnea (como por ejemplo queratocono y microcórnea).

Además, no es inusual que un individuo con RP desarrolle cataratas. Todo ello contribuye a agravar los problemas de visión, de ahí la importancia de realizar un control médico periódico para diagnosticar precozmente y tratar lo antes posible todas estas alteraciones.

Se considera “ciego legal” a una persona cuya agudeza visual (con gafas o lentes de contacto, si las necesita) es diez veces menor de lo normal en su mejor ojo, o cuando el campo visual, sin tener en cuenta la agudeza, está restringido a 10 grados de ángulo. Esta incapacidad visual es reconocida por la Ley, que establece las ayudas a las cuales el afectado tiene derecho.

Por otra parte, para la mayoría de la gente, la “ceguera total” significa una pérdida completa de visión. Conforme envejecen, algunas personas con RP llegan a ser ciegas en este sentido. Sin embargo, muchas mantendrán un pequeño resto de visión, tal como la percepción de luz.
Un gran número de afectados de RP son “ciegos legales” aproximadamente a los 40 años de edad. Esto implica, habitualmente, una pérdida de independencia y problemas para la orientación, movilidad, lectura, escritura, etc. En cualquier caso, existe una fase previa de baja visión que se da cuando la agudeza visual es igual o menor al 30% (aunque algunos autores elevan este umbral hasta el 50%) y hay que tener en cuenta que el porcentaje de afectados de RP con baja visión es muy superior al de quienes están en situación de ceguera legal.

Las personas que son legalmente ciegas pueden mantener una buena visión funcional gracias a la utilización de diferentes ayudas tecnológicas. Entre éstas se encuentran los sistemas de ampliación de imágenes, de mejora del contraste, de aumento del campo visual, sintetizadores de voz, etc.

Un paciente con “ceguera total” por RP, que ha recibido un implante de Retina ARGUS II seguirán manteniendo el estatus de “ciegos legales” ya que el sistema les permite recuperar función visual, pero mantienen una agudeza visual por debajo del límite definido para recibir esta clasificación.

Verónica A. Pilotti de Siracusa, Project Manager de Retina y Glaucoma en IMEX

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.